domingo, 6 de mayo de 2012

LA TARDE
Reposan las mariposas en mi vientre y se adormecen. Me estiro perezosamente con mi alma satisfecha. Los ojos entrecerrados dejan calar la luz de la tarde temprana. El pasto mullido acolchona mis recuerdos, me trae tu voz susurrándome, tu piel cálida y sudorosa. El aroma que emana de tu piel caliente. Mis pies sienten el roce gozoso de la textura del campo.. Escucho a lo lejos el sonido zumbón de unas abejas...la modorra benéfica se coloca en mi como una manta, cubriéndome amorosamente. Tus ojos miran mis ojos, tu boca sonríe... creo que voy cayendo en este sueño, sonriéndote, también!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada