jueves, 31 de marzo de 2011

Discount Scrapbook Supplies
$0.57 - scrapbook.com



Hacía tiempo que la piel no le hablaba, la llevaba consigo como un traje del que nunca se despojara, sin embargo la mañana había comenzado distinta. Los movimientos mecánicos del trajín matutino fueron los mismos, levantarse con ojos opacos, ponerse el vestido sin siquiera mirarlo. Calzarse los botines de abrigo con dedos amaestrados. Con los mismos dedos desenredarse el cabello con el gesto acostumbrado y colocar el broche despojado en la mesita de noche con el ritmo habitual. Así sin apuro, sin náusea ni sueños, si locura ni lógica, sin necesidad de mirarse en un espejo. Un tiempo más, vacío y lleno de estipulados mandamientos, yendo de aquí allá con esto y aquello con la premura lentitud de convocar utensilios, ropa, muebles para guardar y sacar, correr y acomodar.
El milagro, entonces ocurrió, con un movimiento que no esperaba sorpresas. Fue cuando descorrió la cortina con mano displicente y mirada vacua.
Allí rebotando en el cristal de la ventana aquel rayo de luz le dio en plena cara. Así, sin aviso, la felicidad le bañó el rostro y se le instaló, tibia, durante todo el día.

Almadiana
"Apuntes en servilletas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada